• Fachada CYTMA
  • Cabecera latas
  • Frescos
  • Elaboracion atun
  • Pescas
  • lab
  • sala
  • Receta

Buscar en toda la web

CalendarioEventos

 

 
 
 

 
 
 

 


FAQs

 
 

¿CUÁNDO SERÁN APLICABLES LAS NUEVAS NORMAS DE ETIQUETADO NUTRICIONAL? 

Las nuevas normas de etiquetado nutricional serán aplicables a partir del 13 de diciembre de 2016. Los productos comercializados o etiquetados antes de esa fecha podrán seguir comercializándose hasta que se agoten las existencias. 

Si las empresas optan por facilitar información nutricional de forma voluntaria entre el 13 de diciembre de 2014 y el 12 de diciembre de 2016, deberán cumplir con todas las normas establecidas en el Reglamento IAC (presentación, contenido, etc.), en lugar de seguir las normas establecidas en la directiva 90/496/CEE del Consejo, de 24 de septiembre de 1990, relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los productos alimenticios. Por ejemplo, si se utilizan las nuevas normas sobre la determinación de la cantidad significativa de vitaminas y minerales, serán aplicables todas las nuevas normas de etiquetado nutricional.

En caso de que se haya efectuado una declaración nutricional o de propiedades saludables, o de que se hayan añadido a un alimento vitaminas o minerales, la información nutricional obligatoria deberá cumplir el Reglamento IAC a partir del 13 de diciembre de 2014.



 
¿EN QUÉ CASOS ES NECESARIO INDICAR UNA NUEVA MARCA DE IDENTIFICACIÓN (MI) AL DESEMBALAR UN PRODUCTO?

En el punto 2 de la letra A de la Sección II del Anexo II del Reglamento 853/2004, se establece que:

2. No obstante, deberá fijarse una nueva marca en el producto si se desembala o se desenvasa o si se somete a una nueva transformación en otro establecimiento, en cuyo caso la nueva marca deberá indicar el número de autorización del establecimiento en que tengan lugar esas operaciones. 

Cuando a una empresa llega un gran embalaje, con la marca de identificación fijada en el exterior, con envases en su interior, en el momento de desembalar el producto, el operador económico destruye la marca, presentándose dos situaciones posibles:

1.Envases CON marca de identificación individual.

El operador económico puede realizar dos acciones:
1.a.Reembalaje de los envases 
1.b.No reembalaje 

2.Envases SIN marca de identificación individual

Un operador de empresa alimentaria no está en disposición de certificar adecuadamente que el producto se ha fabricado en otro sitio de acuerdo con los requisitos establecidos, no debería aplicar la marca de identificación de otro, aun cuando el operador propietario de la marca tenga conocimiento de ello. Por todo esto, dependiendo de la situación, se establecen las siguientes pautas de actuación:

1.Envases CON marca de identificación individual.

1.a.Reembalaje de los envases 

El operador económico desembala y reembala de nuevo las latas, debiendo colocar su MI en el embalaje, ya que de acuerdo con el punto 5 de la letra B de la Sección II del Anexo II del Reglamento 853/2004 la marca se fijará de forma que quede claramente visible para las autoridades competentes, por lo que se produce una duplicidad de marcado (MI en el envase diferente a la del embalaje)

1.b.No reembalaje

El operador económico no reembala posteriormente, en este caso y de acuerdo con la literalidad del punto 2 de la letra A de la Sección II del Anexo II del Reglamento 853/2004, por el simple hecho de desembalar debería colocar una nueva marca de identificación.

Se entiende que como ya se encuentra convenientemente identificado, el producto se mantiene con la MI del primer operador económico, responsable de la conformidad del producto y, a pesar de que el segundo operador ha desembalado el producto, puede añadirse o no una nueva marca.

En el caso de que el embalaje lleve la marca de identificación del operador económico que elaboró el producto fijada en el exterior, NO es posible que los envases individuales vengan de origen etiquetados con la marca sanitaria del operador de destino.


2.Envases SIN marca de identificación individual.

El producto llega al operador económico con la MI sólo en el embalaje, por lo que al desembalar obtenemos un producto sin MI. En cualquiera de las dos situaciones anteriores (tanto si se reembala como si no se reembala), al haber retirado el embalaje, el operador deberá colocar su MI ya sea en el envase o en el embalaje, asumiendo la responsabilidad de operaciones que él no ha realizado y sin haber introducido ningún riesgo en la manipulación del producto. 



 
¿EN QUÉ CASOS ES POSIBLE HACER MENCIÓN EN EL ETIQUETADO DEL ORIGEN O PROCEDENCIA GALLEGA DE UN PRODUCTO ALIMENTARIO NO AMPARADO POR DENOMINACIONES DE ORIGEN PROTEGIDAS O INDICACIONES GEOGRÁFICAS PROTEGIDAS?

Las menciones como "Producido en Galicia”, "Producto de Galicia”, "Producto gallego”, "Gallego” o similares, queda restringida a los alimentos producidos en Galicia, en el sentido de productos alimentarios elaborados o fabricados en Galicia en que las materias primas principales (que suponen más del 50% del peso neto) fuesen obtenidas en el territorio de la CC.AA. de Galicia.

Tales limitaciones se hacen igualmente extensivas a las unidades geográficas menores, incluidas en el territorio de la CC.AA. de Galicia.

Dichas menciones también podrán ser utilizadas en productos de la pesca, la acuicultura y el marisqueo capturados o cultivados en las aguas interiores de la CC.AA., así como los productos de la pesca desembarcados en Puertos situados en la CC.AA. por embarcaciones inscritas en el Registro de Buques Pesqueros de Galicia que realicen singladuras de menos de 24 horas.

En otros casos, cuando en el ámbito territorial de la comunidad autónoma sólo se realice alguna de las fases del proceso de obtención del alimento, las referencias territoriales que hagan en el etiquetado, presentación y publicidad deberán ser relativas a esa fase, en aplicación de lo establecido en la Norma General de Etiquetado. Esto es tanto como admitir el uso de la mención "Elaborado en Galicia”, "Transformado en Galicia”, u otras similares relativas al origen del proceso de elaboración o fabricación.

Las menciones facultativas relativas al origen gallego no deberán ir nunca más destacadas o en caracteres de mayor tamaño que la denominación de venta del producto. Además, en el etiquetado, presentación y publicidad no podrán utilizarse menciones facultativas que se compongan exclusivamente del nombre genérico del producto acompañado del nombre de la CC.AA. o de su gentilicio o de sus unidades geográficas menores, en los casos en que tales denominaciones puedan actuar como falsas denominaciones de venta que el consumidor confunda con DOPs o IGPs.
 

 

¿EN QUÉ CASOS ES OBLIGATORIO INDICAR LA DENOMINACIÓN CIENTÍFICA DE LA ESPECIE EN EL ETIQUETADO DE UN PRODUCTO DE LA PESCA Y LA ACUICULTURA EN CONSERVA DESTINADO AL CONSUMIDOR FINAL?

Como norma general, en el etiquetado de productos de la pesca y la acuicultura en conserva no es necesario indicar la denominación científica de la especie, al no encontrarse estos productos dentro del ámbito de aplicación de aquellas disposiciones que regulan estos requisitos.

No obstante, existen casos puntuales en los que su indicación es obligatoria, con el fin de aportar una mejor información al consumidor final, de cara a permitirle conocer la naturaleza real del producto y distinguirlo de los productos con los que pudiera confundirlo. 

1. En este sentido, cabe destacar un caso concreto, relacionado con el etiquetado de aquellos productos comercializados y presentados del mismo modo que las sardinas en conserva, preparados a partir de peces de las siguientes especies:

a) Sardinops melanosticus, S. neopilchardus, S. ocellatus, S. sagax, S. caeryleus,
b) Sardinella aurita, S. brasiliensis, S. maderensis, S. longiceps, S.gibbosa,
c) Clupea harengus,
d) Sprattus sprattus,
e) Hyperlophus vittatus,
f) Nematalosa vlaminghi,
g) Etrumeus teres,
h) Ethmidium maculatum,
i) Engraulis anchoita, E. mordax, E. ringens,
j) Opisthonema oglinum,
k) Strangomera bentincki.

En estos casos, es de aplicación lo dispuesto en el REGLAMENTO (CEE) No 2136/89 DEL CONSEJO de 21 de junio de 1989 por el que se establecen normas comunes de comercialización para las conservas de sardinas y de productos tipo sardina: 

Las conservas de productos tipo sardina podrán comercializarse en la Comunidad bajo una denominación comercial consistente en la palabra «sardinas» junto con el nombre científico de la especie y la zona geográfica donde haya sido capturada. Esta denominación comercial deberá figurar de manera clara y visible, y el nombre científico deberá incluir en todos los casos el nombre genérico y el nombre específico en latín.

Adicionalmente, cabe aclarar que la zona geográfica deberá indicarse mediante uno de los nombres que figuran en la primera columna del anexo de dicho reglamento, habida cuenta de la zona de identificación correspondiente establecida en la segunda columna del anexo, y que solo podrá comercializarse una especie bajo cada denominación comercial.
 

2. Existe otra situación en la que la indicación de la denominación científica puede ser necesaria, de cara a aclarar de forma precisa la naturaleza real del producto: 

En el listado del anexo IV del Real Decreto  1521/1984, de la Presidencia del Gobierno, de 1 de agosto, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria de los establecimientos y productos de la pesca y acuicul¬tura con destino al consumo humano, se asigna una denominación normalizada al producto en conserva dependiendo de la denominación científica de la especie utilizada para su elaboración. En aquellos casos en los que la especie empleada no se encuentra en dicho anexo, la normativa a aplicar en aspectos de etiquetado (artículo 6 la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios-Real Decreto 1334/1999, relativo a la denominación de venta), nos dice que, a falta de disposiciones legales aplicables a esa especie en concreto, también se podrá utilizar la denominación de venta con la que el producto se fabrica y comercializa legalmente en el Estado miembro  de procedencia. No obstante, también indica que si la aplicación de estas circunstancias no fuese suficiente para permitir conocer la naturaleza real del producto y distinguirlo de otros con los que pudiera confundirlo, la denominación de venta debe completarse con otras indicaciones descriptivas que han de figurar en su proximidad.

En este sentido, la alusión a la denominación científica en el etiquetado completaría la información destinada al consumidor, cumpliendo el propósito destacado en el párrafo anterior.


 

 
 
¿QUÉ DENOMINACIÓN DE VENTA SE DEBE CONTEMPLAR EN EL ETIQUETADO DE UN PRODUCTO DE LA PESCA Y LA ACUICULTURA EN CONSERVA, CUANDO NO EXISTE UNA DENOMINACIÓN NORMALIZADA PARA ESA ESPECIE EN EL ANEXO IV DEL REAL DECRETO 1521/1984 NI UNA NORMA DE CALIDAD ESPECÍFICA?

Como norma general, en estos casos, aunque el listado de denominaciones comerciales de especies pesqueras y de la acuicultura admitidas en España no es de aplicación a conservas, se permitiría recurrir al mismo para utilizar la denominación que en dicho listado se contempla para esa especie en concreto, por analogía con la situación existente para las presentaciones a las que se refiere esa misma Resolución (en el siguiente enlace se puede consultar la Resolución de 8 de febrero de 2013, de la Secretaría General de Pesca, por la que se establece y se publica el listado de denominaciones comerciales de especies pesqueras y de acuicultura admitidas en España a día de hoy, que se revisa, actualiza y publica anualmente: http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2015-2653.

No obstante, en el supuesto de que no se haga uso de la denominación anterior, se podría recurrir igualmente a las posibilidades que ofrece en el artículo 6 la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios (Real Decreto 1334/1999), relativa a la denominación de venta (ver cuestión anterior).

Ejemplo: en el caso del uso de Mytilus chilensis para la elaboración de conservas de mejillón, se podría indicar la especie o emplear la denominación Mejillón de Chile o Mejillón chileno.

 

 



¿ESTÁ PERMITIDO EL USO DEL TERMINO "SARDINILLAS” EN PRODUCTOS EN CONSERVA?

La práctica comercial consolidad de utilizar la denominación "sardinilla” para las conservas elaboradas a base de ejemplares de la especie "sardinal Pilchardus Walbaum” cuyo tamaño es inferior al tradicionalmente utilizado para la comercialización de aquella especie como "sardina”, no se encuentra autorizada, al no encontrarse dicha denominación reflejada en el Anexo 4 del Real Decreto 1521/1984, de 1 de agosto, ni en la respectiva norma de comercialización comunitaria (Reglamento 2136/1989, de 21 de junio), modificada por el Reglamento 1181/2003, de 2 de julio).

(Respuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente  (MAGRAMA))

No obstante, fuera de la denominación comercial del producto, a efectos comerciales podría indicarse mediante menciones o indicación de número de piezas que se trata de sardina de pequeño tamaño (sardinilla).
 



¿EN QUÉ PRODUCTOS DEL MAR EN CONSERVA ES OBLIGATORIO EL INDICAR EL NÚMERO DE PIEZAS Y LA CLASIFICACIÓN COMERCIAL? 

El Reglamento general de etiquetado no establece la necesidad de indicar el número de piezas ni la clasificación comercial. En este sentido, hemos de dirigirnos a las propias normas de calidad existentes para determinados productos en conserva para saber en qué casos es obligatoria su mención. En base a estas, nos encontramos:

Caso 1: Conservas de sardina y tipo sardina

La norma de calidad* de estos productos no establece la necesidad de indicar ni tamaño ni número de piezas.
No obstante, y con fines comerciales, si se trata de sardina de pequeño tamaño se podría indicar el número de piezas o tamaño.

*REGLAMENTO (CEE) No 2136/89 DEL CONSEJO de 21 de junio de 1989 por el que se establecen normas comunes de comercialización para las conservas de sardinas y de productos tipo sardina (modificado Reglamento (CE) 1181/2003)

Caso 2: Conservas de mejillón, almeja o berberecho

La norma de calidad* de estos productos establece como:

Obligatorio: la indicación de la clasificación comercial (pequeño, mediano, grande o Extra)

Voluntario: la indicación del número de piezas

En ningún caso, la indicación del número de pieza no exime de la obligación de indicar la clasificación comercial.

*Orden 15 octubre 1985 por la que se aprueba la norma de calidad para el mejillón, almeja y berberecho en conserva. 
 
 



¿ES OBLIGATORIO EL INDICAR LA ZONA FAO EN PRODUCTOS DE LA PESCA Y ACUICULTURA EN CONSERVA?

El reglamento europeo por el que se establece la organización común de mercados en el sector de los productos de la pesca y de la acuicultura*, exime a los productos de la pesca en conserva el indicar la zona de captura o producción (p.e. zona de pesca de la FAO).

Excepciones: Conservas Tipo Sardina

La norma de calidad** aplicable a estos productos establece en su artículo 7 bis: la necesidad de indicar para Conservas Tipo Sardina la zona de captura:

"las conservas de productos tipo sardina podrán comercializarse en la Comunidad bajo una denominación comercial consistente en la palabra «sardinas» junto con el nombre científico de la especie y la zona geográfica donde haya sido capturada”(Art.7bis)

Este artículo no aplica para las conservas de sardinas, es decir aquellas elaboradas exclusivamente a partir de la especie Sardina pilchardus Walbaum.

*REGLAMENTO (UE) Nº  1379/2013 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 11 de diciembre de 2013 por el que se establece la organización común de mercados en el sector de los productos de la pesca y de la acuicultura
**REGLAMENTO (CEE) No 2136/89 DEL CONSEJO de 21 de junio de 1989 por el que se establecen normas comunes de comercialización para las conservas de sardinas y de productos tipo sardina (modificado Reglamento (CE) 1181/2003)
 



¿ES OBLIGATORIO EL INDICAR EL ORIGEN EN PRODUCTOS EN CONSERVA?

El Reglamento (UE) Nº1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre información alimentaria facilitada al consumidor, establece en su artículo 9 (Lista de menciones obligatorias) aparado i, la obligación de indicar "el país de origen o lugar de procedencia cuando así esté previsto en el artículo 26”. En el caso de productos de la pesca en conserva, el Parlamento Europeo y el Consejo todavía están estudiando su viabilidad, por lo que dicha mención todavía no es obligatoria. 
 

No obstante lo anterior, debe considerarse que, tal y como consta en el citado Reglamento, "La indicación del país de origen o el lugar de procedencia será obligatoria cuando su omisión pudiera inducir a error al consumidor en cuanto al país de origen o el lugar de procedencia real del alimento, en particular si la información que acompaña al alimento o la etiqueta en su conjunto pudieran insinuar que el alimento tiene un país de origen o un lugar de procedencia diferente”.


Asimismo, en el artículo 13 del Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio, por el que se aprueba la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios, también se indica que: "En los productos procedentes de los Estados miembros de la Unión Europea, se deberá indicar el lugar de origen o procedencia solamente en los casos en que su omisión pudiera inducir a error al consumidor sobre el origen o procedencia real del producto alimenticio. Los productos originarios de países no pertenecientes a la Unión Europea deberán indicar el lugar de origen o procedencia, sin perjuicio de lo dispuesto en los Tratados o Convenios internacionales sobre la materia que resulten de aplicación en España”.





¿CUALES SON LOS PESOS NETOS Y ESCURRIDOS QUE DEBEN CUMPLIRSE PARA LOS DIFERENTES PRODUCTOS EN CONSERVA y SEMICONSERVA?

Las relaciones de Pesos Netos y Escurridos vienen reflejadas en las diferentes Normas de Calidad. 

A día de hoy contamos con requisitos específicos para los siguientes productos en conserva:  
 
 
 PRODUCTO CONSERVA  ÁMBITO DE APLICACIÓN
 Atún, Bonito  Nacional y Comunitario
 Sardina, Tipo Sardina  Nacional y Comunitario
 Mejillón  Nacional 
 Almeja   Nacional 
 Berberecho   Nacional 

Las referencias que existían anteriormente, contempladas en Normas de Calidad de Comercio Exterior para productos como atún y bonito, sardina, mejillones, cefalópodos y anchoas, se encuentran actualmente derogadas.


En ausencia de Normas de Calidad específicas, y en base a los requisitos de la norma general de etiquetado, los pesos netos y escurridos deberán únicamente corresponderse con las menciones que se indiquen en el etiquetado de dicho producto.




 
¿EN QUÉ CASOS ES NECESARIO INDICAR EL PORCENTAJE DE ACEITE DE OLIVA EN LA DENOMINACIÓN DE VENTA?

El Reglamento 29/20121 por el que se establecen las normas de comercialización del aceite de oliva, establece en su artículo 6.2 (modificado por el Reglamento 1335/20132), las especificaciones que deben cumplir los alimentos que contienen aceite de oliva.

En este sentido,  <<... exceptuando los productos alimenticios sólidos conservados exclusivamente en aceite de oliva y, en particular, los contemplados en los Reglamentos del Consejo (CEE) 1536/92 (conservas de atún y bonito) y (CEE) 2136/89 (conservas de sardina y tipo sardina), cuando en el etiquetado de un producto alimenticio distinto de los mencionados en el apartado 1 del presente artículo (referencia a: artículo 1, apartado 1, del Reglamento 29/2012. Ver anexo del documento adjunto) se indique, fuera de la lista de ingredientes y por medio de palabras, imágenes o representaciones gráficas, la presencia de los aceites a los que se refiere el artículo 1, apartado 1, del presente Reglamento (ver anexo del documento adjunto), la denominación de venta del producto alimenticio irá seguida directamente de la indicación del porcentaje que representen con relación al peso neto total del producto alimenticio los aceites de oliva contemplados en el artículo 1, apartado 1, que se hayan añadido...>>

Paralelamente, el artículo 22º y anexo VIII del Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaría facilitada al consumidor, establece que se indicará la cantidad de un ingrediente utilizado en la fabricación o preparación de un producto alimenticio siempre que el ingrediente figure en la denominación de venta o se destaque en el etiquetado por medio de palabras, imágenes o representaciones gráficas, entre otros. 

En este caso, la cantidad (indicada como porcentaje) se indicará en la denominación de venta, inmediatamente después de la denominación de venta o en la lista de ingredientes.


 volver